Reseña del libro de Max Blumenthal 'Goliath: Vida y asco en el Gran Israel'

26-11-13

Revista Hincapié

Israel ha sido envenenado por la psicosis de guerra permanente. La santificación del victimismo ha llevado a Israel a la bancarrota moral, al utilizar su victimismo para justificar una ocupación que rivaliza con la brutalidad y el racismo del apartheid en Sudáfrica.

Su democracia -que siempre fue exclusivamente para los judíos- ha sido secuestrada por extremistas que están empujando al país hacia el fascismo. Muchos de entre sus ciudadanos más ilustrados y educados -1.000.000 de ellos- han abandonado el país. Los defensores de los derechos humanos más valientes, los intelectuales y los periodistas -israelíes y palestinos- viven en un estado de vigilancia constante, detenciones arbitrarias y campañas de desprestigio urdidas por el propio gobierno. Su sistema educativo, desde la escuela primaria, se ha convertido en una máquina de adoctrinamiento para los militares. Y la avaricia y la corrupción de sus élites política y económica crean en su sociedad enormes disparidades de ingresos, todo un espejo de la decadencia en la democracia estadounidense. 

Max-Blumenthals-Goliath-

Y, sin embargo, las verdades sobre Israel siguen siendo silenciadas. Partidarios liberales de Israel denuncian sus excesos. agitan las manos sobre la trágica necesidad de ataques aéreos sobre Gaza o Líbano, o la demolición de viviendas palestinas. Nos aseguran que  respetan los derechos humanos y que quieren la paz. Pero reaccionan con ira incipiente cuando la realidad de Israel se lleva a cabo en presencia de ellos. Esta realidad derrumba el mito del Estado judío. Expone el cinismo de un estado cuyo objetivo real es, y siempre ha sido,  la inmigración forzosa o la absoluta sumisión y el empobrecimiento de los palestinos dentro de Israel y en los territorios ocupados. La realidad rompe la ficción de un proceso de paz. La realidad pone al descubierto el hecho de que Israel rutinariamente ha utilizado la fuerza letal contra civiles desarmados, incluidos niños, para robar la mitad de la tierra en la Ribera Occidental y desplazar por la fuerza  a los palestinos en guetos miserables, militarizados, mientras trasfiere sus tierras y casas a los colonos judíos. La realidad expone las nuevas leyes raciales adoptadas por Israel como una vez fueron defendidas por el fanático racista Meir Kahane. La realidad presenta el campo de detención Saharonim en el desierto de Negev, el centro de detención más grande del mundo. La realidad se burla de la mentira del debate abierto y democrático, incluso en el parlamento del país, el Knesset, donde se utilizan diatribas racistas y amenazas físicas, a menudo consagradas en la ley, para silenciar y criminalizar a los pocos que tratan de promover una sociedad civil. Críticos judíos liberales de dentro y fuera de Israel, sin embargo, necesitan desesperadamente el mito, no sólo para Israel, sino también un fetiche para ellos mismos. Aplicando el mito, se da rienda suelta a una virulencia salvaje, que en su furia expone la auto-adulación y el racismo latente que se encuentran en el núcleo del zionismo moderno.

Hay muy pocos intelectuales o escritores que tienen la tenacidad y el coraje para hacer frente a esta realidad. Esto es lo que hace del libro de  Max Blumenthal “Goliath: Vida y asco en el Gran Israel“, uno de los libros más valientes y honestos que se han escrito acerca de Israel. Blumenthal escudriña profundamente en el oscuro corazón de Israel. El periodista estadounidense se une a la asediada y marginada serie de activistas, periodistas radicales y activistas de los derechos humanos que constituyen la conciencia de la nación, así como de las familias palestinas en la Cisjordania que luchan en vano para detener el incesante robo de su tierra por parte de Israel. Blumenthal, capítulo tras capítulo, metódicamente tira abajo esa fachada. Y lo que esconde, que al final no es más que un cadáver .

Pasé siete años en el Oriente Próximo como corresponsal, incluso meses en Gaza y Cisjordania. Viví durante dos años en Jerusalén. Muchos de los mejores amigos que he hecho durante mis veinte años en el extranjero son israelíes. La mayoría de ellos se encuentran entre los desterrados de Israel que Blumenthal describe como hombres y mujeres cuya innata decencia y valentía honra a lo largo de su libro. Ellos son los que, a diferencia de los dirigentes israelíes y una población inculcada en el odio racial, sinceramente quieren acabar con la ocupación, que se restaure el estado de derecho y desterrar una ideología que crea jerarquías morales con los árabes, especialmente de los judíos de ascendencia europea a los que se eleva a la categoría de semidioses. No hay otra manera honesta de contar la historia de Israel. Y este es un libro muy honesto.

“Goliath” se compone de numerosas viñetas, algunas pocas páginas, que metódicamente construyen una imagen de Israel, como  piezas que encajan en un rompecabezas. Es en los detalles donde queda expuesta la realidad  de Israel. En su primer capítulo, “A la Masacre”,  detalla la fórmula matemática utilizada para limitar las entregas de alimentos a Gaza justo por encima de la inanición y así mantener controlados los niveles calóricos de los 1,5 millones de palestinos atrapados en el interior de la prisión al aire libre. Un funcionario negó más tarde que había bromeado en una reunión que esta práctica es “como una cita con un dietista”;  la saturación de 22 días de bombardeos sobre Gaza, que comenzó el 27 de diciembre de 2008, ejecutada por 60 aviones de combate F-16, causó la muerte al instante de 240 palestinos, entre ellos decenas de niños. Líderes intelectuales liberales de Israel, incluyendo escritores como Amos Oz, AB Yehoshua y David Grossman, alegremente apoyaron el asesinato en masa de civiles palestinos. Y mientras los israelíes impidieron a los periodistas entrar en la franja costera de Gaza -obligándoles a observar explosiones distantes de Israel en Parash Hill, que algunos periodistas apodaron “la colina de la vergüenza”- el ejército y la fuerza aérea llevó a cabo una atrocidad tras otra, día tras día. Los crímenes  fueron descubiertos solamente después de que el ataque hubo terminado y el bloqueo a la prensa fuera levantado. Este masivo asalto aéreo y terrestre contra una población civil indefensa que está rodeada por el ejército israelí, una población sin una fuerza militar organizada, sin fuerza aérea, ni defensa aérea, ni marina, ni artillería pesada o unidades mecanizadas, causó apenas un murmullo de protesta dentro de Israel, tanto en  la izquierda como en la derecha. Era parte de la actividad en curso para el sacrificio del otro.

“Los civiles desarmados fueron despedazados con dardos rociados de proyectiles de tanque”, escribe Blumenthal. “Varios niños con quemaduras producidas por el arma química fósforo blanco fueron llevados a hospitales; algunos fueron encontrados muertos con extrañas heridas después de ser impactados por golpeado el  (DIME) bombas diseñadas para disolverse en el cuerpo que erosionan rápidamente los tejidos internos. Un grupo de mujeres fueron asesinadas a balazos mientras agitaban una bandera blanca, otra familia fue abatida por un misil mientras almuerzaba y los soldados israelíes mataron a Ibrahim Awajah, un niño de ocho años de edad. Su madre, Wafaa, dijo al director de documentales Jen Marlowe que los soldados usaron su cuerpo para prácticas de tiro. Numerosos crímenes como estos fueron documentados en todo el territorio de la Franja de Gaza”.

Al final del asalto, con 1.400 muertos, casi todos civiles, Gaza se encontraba en ruinas. La fuerza aérea israelí deliberadamente había dirigido su ataque a las infraestructuras de Gaza, incluyendo las plantas de energía, para reducir Gaza a un gran hacinamiento, tugurios, disfuncional. Israel, señala Blumenthal, destruyó “el 80% de toda la tierra cultivable en la franja costera , la fábrica más grande  de harina , de siete plantas de hormigón, una importante fábrica de queso, alcanzando una granja de pollos y matando a treinta y un mil pollos “.

“Se permite disparar a los niños mayores de 12 años. Eso es lo que un francotirador israelí le dijo al corresponsal  Haaretz Amira Hass, en 2004 en el apogeo de la Segunda Intifada. Blumenthal escribe “esto es de acuerdo a lo que el IDF [Fuerzas de Defensa de Israel] le dice a sus soldados”.

La campaña criminal de 2008 no fue, como entiende Blumenthal, una anomalía. Es la política abierta del gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, quien aboga por “un sistema de apartheid abierto”. Israel, como Blumenthal señala, no ha levantado el estado de emergencia desde su fundación. Se ha detenido al menos a 750.000 palestinos, entre ellos 10.000 mujeres, en sus cárceles desde 1967. En la actualidad cuenta con más de 4.500 presos políticos, entre ellos más de 200 niños y 322 personas encarceladas sin cargos, Blumenthal escribe, incluyendo aquellos a los que ha calificado de “detenidos administrativos”. Israel tiene una tasa de convicción asombrosa, el 99.74% para los llamados prisioneros de seguridad, una cifra que ningún estado totalitario envidiaría .

Blumenthal cita una encuesta sobre las actitudes de israelíes judíos en el bombardeo de Gaza, conocida como Operación Plomo Fundido. El estudio, realizado por Daniel Bar-Tal, un psicólogo político de la Universidad de Tel Aviv, llegó a la conclusión de que “la conciencia de la opinión pública se caracteriza por un sentido de victimización, una mentalidad de asedio, patriotismo ciego, beligerancia, fariseísmo, la deshumanización de los palestinos y la insensibilidad hacia el sufrimiento. Para Bar, según Blumenthal dice,  “estas actitudes son producto del adoctrinamiento “.

La narrativa racista, una vez que ha controlado a la extrema derecha y ahora tiene el dominio del gobierno israelí y de su corriente principal, demoniza a los palestinos y árabes, así como todos los no-judios. Los no-judios (los gentiles), según esta propaganda, buscarán siempre la aniquilación del pueblo judío. El holocausto, que santifica el victimismo israelí, está perfectamente fusionado con la resistencia palestina y árabe a la ocupación. El estado fleta viajes a un 25% de israelíes antes de su edad de alistamiento para que vayan a Polonia para recorrer Auschwitz y otros campos de exterminio nazis. Se les dice que el objetivo de los árabes, junto con el resto del mundo no judío, es otro Auschwitz. Y la única cosa que se interpone entre israelíes y un campo de la muerte es el ejército israelí. Escuelas secundarias israelíes muestran películas como “Durmiendo con el Enemigo” para advertir a los estudiantes acerca de las citas con no-judíos, especialmente los árabes.

Libros racistas como “Torat Ha’Melech” o “La Torá del Rey”, se les da a los soldados que buscan orientación rabínica sobre las reglas de enfrentamiento. El rabino Yitzhak Shapira y el Rabino Yosef Elitzur, los autores del libro de 230 páginas, informan a los soldados que los no-judíos (los gentiles) carecen de “compasión por la naturaleza” y pueden ser sacrificados con el fin de “poner freno a sus malas inclinaciones”. “Si matamos a un gentil que ha violado uno de los siete mandamientos [de Noé ]… no hay nada malo con el asesinato “, escriben Shapira y Elitzur. Los rabinos dicen que bajo la ley judía “hay justificación para matar bebés si está claro que crecerán para hacernos daño y en una situación tal que puedan causar daño deliberadamente y no sólo durante el combate con los adultos”.

Estos relatos de odio hacen que cualquier acto de fuerza letal por parte del ejército israelí sea admisible, desde el atropello de los niños palestinos a la muerte en 2010 por comandos israelíes, o la de nueve activistas desarmados en el barco turco Mavi Marmara. Los activistas formaban parte de una flotilla de seis barcos con suministros humanitarios para Gaza. La maquinaria de propaganda israelí afirmó que la pequeña flotilla era un convoy de terror encubierta. No importó que el Mavi Marmara se encontrara en aguas internacionales cuando fue atacado. No importa que nadie en el barco, o cualquiera de los otros cinco barcos, estuvieran desarmados. No importa que los barcos fueran cuidadosamente examinados antes de salir hacia Gaza. La mentira israelí fue pregonada mientras que todos los equipos de cámaras, vídeos y cintas, así como el ordenador y los teléfonos móviles de los activistas a bordo del barco fueran incautados y destruidos -o en algunos casos vendidos por soldados israelíes cuando regresaron a Israel- mientras que los barcos fueron remolcados a un puerto israelí y detenido en aislamiento. El miedo avivado incesantemente y el odio racial del que dieron rienda suelta el  gobierno y los medios de comunicación de Israel en los días posteriores al incidente del Mavi Marmara servieron para capacitar a los demagogos políticos racistas como Netanyahu y Avigdor Lieberman, un seguidor de Meir Kahane.

“En Israel hay tres sistemas de leyes ,  explica el político árabe israelí Ahmed Tibi en el libro Blumenthal. “Una de ellas es la democracia del 80% de la población. Es la democracia de los judíos. Yo lo llamo una etnocracia o usted podría llamarlo un judocracia. La segunda es la discriminación racial del 20% de la población, los árabes israelíes. El tercero es el apartheid para la población de Cisjordania y Gaza. Esto incluye a dos conjuntos de gobiernos, uno para los palestinos y otro para los colonos. Dentro de Israel aún no hay apartheid, pero estamos siendo empujado en esa dirección…..  con nuevas leyes ” .

Como documenta Blumenthal, incluso los Judíos de Israel ya no viven en una democracia. El montaje de la represión estatal contra los defensores de derechos humanos, periodistas y disidentes ha alcanzado las proporciones de la Seguridad Nacional de EE.UU. . El peralte abiertamente racista de las élites políticas y las masas : “Muerte a los árabes” es un canto popular de fútbol.  Israelíes mobs y vigilantes se envalentonan  como matones de grupos de jóvenes de extrema derecha, como Im Tirtzu, para llevar a cabo actos indiscriminados de  de vandalismo y  violencia contra los disidentes, los palestinos, los árabes israelíes y los inmigrantes africanos desgraciados que viven hacinados en los barrios pobres de Tel Aviv. Israel ha llevado a través de una serie de leyes discriminatorias contra los no – Judios que extrañamente se parecen a las Leyes de Nuremberg racistas de los Judios privados de sus derechos en la Alemania nazi. La Ley de Aceptación Comunidades, por ejemplo, permite que ” los pueblos pequeños , exclusivamente judíos plantados en la región de Galilea de Israel rechacen formalmente a los solicitantes de residencia por motivos de “adecuación a la perspectiva fundamental de la comunidad”.  Y todos los que denuncian la constante marcha de Israel hacia el fascismo, especialmente académicos judíos, son atacados en campañas organizadas por ser insuficientemente sionistas. Están calificados como terroristas o colaboradores de los terroristas. Como decía un titular en el periódico israelí Haaretz: “Los colonos son el verdadero gobierno de Israel”.

“Woody [graduado en leyes de Nueva York] se convirtió en mi enlace inicial con la izquierda radical de Tel Aviv, me presentó a una grupo suelto de unos pocos cientos de anarquistas, ex soldados desilusionados, niños descontentos de ultra-sionistas, gays, académicos y jóvenes en general idealistas y desilusionados de una generación que vivió la Segunda Intifada, cuando el frente liberal sionista Campo de la Paz cerró filas con el ala militarista de derecha”, escribe Blumenthal. “Este pequeño grupo de desviados sociales compone la única agrupación de personas que conocí que abrazaron sinceramente el multiculturalismo y que tomaron medidas concretas contra las bases discriminatorias del aparato político de su país. Los derechistas y muchos israelíes judíos que se consideraban miembros de la izquierda radical como smolinim, que significa simplemente “izquierdistas”, se muestran desdeñosos de la política ordinaria y desencantados de su liberalismo racial.

El fallecido Amnón Dankner, el ex editor de Maariv, uno de los principales periódicos de Israel, señala Blumenthal, denunció “expresiones neo-nazis en la Knesset” y “partes enteras cuyo tenor y el tono de despertar sentimientos de horror y recuerdos aterradores”.  David Landau, el ex editor en jefe del diario Haaretz, ha pedido a los israelíes que boicoteen la Knesset “para oponerse a la ola de fascismo que ha engullido el proyecto sionista” y Uri Avnery, un político de izquierdas y periodista, dice que “para oponerse a la ola de fascismo que ha engullido el proyecto sionista”: “la existencia misma de Israel está amenazada por el fascismo”.

La desilusión entre los jóvenes inmigrantes idealistas venidos a Israel tiene su reflejo en el libro. Como ejemplo, el canadiense David Sheen dice que todo lo que sabía acerca de Israel y los palestinos era “una fantasía cultivada a través de años de pesado adoctrinamiento”. Pero tal vez lo que es más triste es que Israel tiene, y siempre ha tenido, dentro de los intelectuales de su población, incluyendo el gran erudito Yeshayahu Leibowitz, quienes han  tratado de salvar a Israel de sí mismo.

Leibowitz, a quien Isaiah Berlin llamó “la conciencia de Israel”, advirtió que si Israel no separaba la iglesia y el estado daría lugar a un rabinato corrupto que deformaría el judaísmo en un culto fascista .

“Nacionalismo religioso es a la religión lo que el nacionalsocialismo era el socialismo”, dijo Leibowitz, quien murió en 1994 . Se entiende que la veneración ciega a lo militar, sobre todo después de la guerra de 1967 que capturó Cisjordania y Jerusalén Este, era un peligro que conduciría a la destrucción final del Estado judío y cualquier esperanza de la democracia. “Nuestra situación se deteriorará a la de un segundo Vietnam, a una guerra en  escalada constante, sin posibilidad de resolución final”. Él previó que “los árabes serían las personas que trabajan y los judíos los administradores, inspectores, funcionarios y policías -principalmente la policía secreta-. Un estado gobernando una población hostil de 1.500.000 – 2.000.000 extranjeros necesariamente habrá de convertirse en un estado policía secreta, con todo lo que esto implica para la educación, la libertad de expresión y las instituciones democráticas. La característica de la corrupción de todo régimen colonial también prevalecerá en el Estado de Israel. La administración tendría que suprimir la insurgencia árabe por un lado y adquirir traidores árabes en el otro. También hay buenas razones para temer que la Fuerza de Defensa de Israel, que ha sido hasta ahora un ejército popular, sería , como resultado de haberse convertido  en un ejército de ocupación, degenerarán, y sus comandantes, quienes se han convertido en gobernadores militares, se asemejan sus colegas de otros países. “Leibowitz advirtió del aumento de un racismo virulento que consume la sociedad israelí. Él sabía que la prolongada ocupación de los palestinos engendraría “campos de concentración” de los territorios ocupados y que, según sus palabras, “Israel no merece existir y no va a valer la pena preservarlo”.

Pero pocos,  entonces y ahora, quieren escuchar.  Por eso el nuevo libro de Blumenthal es tan importante.

Fuente: Revista Hincapié

Fuente original: Artículo de Chris Hedges aparecido en truthdig.com.