Vivir en un mundo de fantasía o cómo escribir sobre Palestina para los principales medios de comunicación

23-04-2014

Roger Sheety

"Hágase la cuenta de que Estados Unidos es un 'intermediario honesto'".

Mientras el  secretario de Estado de los EE.UU. John Kerry corre de un país a otro en un intento (en apariencia) desesperado de último minuto para salvar a la última ronda de conversaciones falsas de "paz" entre israelíes y palestinos a punto de derrumbarse, los periodistas de los medios de comunicación lo están siguiendo debidamente, informando sobre cada una de sus palabras, como si el destino del mundo dependiera de ello.

Por ejemplo:

"Las conversaciones se han disparado en un callejón sin salida, ya que cada lado acusa al otro de mala fe y pone obstáculos en el camino de una resolución," escriben Michael Gordon e Isabel Kershner en el New York Times. "Preocupado de que el proceso se encontraba en peligro de colapsar, Kerry hizo un llamamiento público a los líderes para que protagonicen y no permitan que el proceso se deteriore más" ("Israel detiene la liberación de prisioneros mientras las conversaciones entran en un callejón sin salida”).

"Mr. Kerry ha timoneado hacia atrás y hacia delante por las negociaciones con Israel y los palestinos en las últimas semanas ", jadea la BBC. "Sin embargo, Washington ha expresado su exasperación ante lo que denomina ‘acciones unilaterales inútiles' adoptadas por ambas partes" (" Kerry pide un "chequeo resl" en las conversaciones de paz del Medio Oriente "). Pobre señor Kerry, ¿qué ha de hacer?

"Los EE.UU. comenzaron el  viernes una nueva y dolorosa evaluación después de 15 meses en la búsqueda de un acuerdo cuyo fracaso, según dijeron funcionarios estadounidenses  pone en riesgo de fomentar acciones palestinas violentas contra la ocupación israelí y nuevos llamados en Europa para un boicot económico a Israel", escribieron  Jay Solomon, Carol Lee, y Nicolas Casey en el Wall Street  Journal ("La Casa Blanca de estancamiento en las negociaciones en el Medio Oriente"). (Sí, tres personas fueron necesarias para escribir esa tontería.)

Sin embargo, más allá de repetir palabra por palabra lo que Kerry y otros funcionarios dicen, ninguno de estos informes explica en realidad algo sustancial, dejando típicamente al lector en estado de confusión e indiferencia. De tal manera que, basados sobre este y, literalmente, cientos de artículos semejantes publicados  durante varias décadas en los medios tradicionales, han creado una guía para los aspirantes a los taquígrafos corporativos, perdón, los periodistas; particularmente aquellos que desean escribir sobre Palestina y el llamado "conflicto israelí / palestino".

En primer lugar, nunca hablar de la Nakba, la vigorosa destrucción de Palestina en 1947/1948 por los sionistas europeos. Aunque esta es la causa raíz del "conflicto", es un tabú-así que de eso nunca se habla. Ni mencionar la destrucción de los más de 630 pueblos palestinos que fueron re poblados y luego destruidos por esas mismas fuerzas sionistas.  Tampoco hay que hablar de la limpieza étnica de Palestina, el uso de las masacres y el terror para despoblar las ciudades palestinas como Haifa, Akka (Acre), Safed, Jaffa, Jerusalén, Beersheba, Lida y Ramle por ejemplo. Tampoco sacar a relucir el Plan Dalet, que era el plan maestro sionista de limpieza étnica de Palestina de su población indígena a través de múltiples masacres y el uso del terror.

No debe conectar el Plan Dalet con el Plan Allon, que era el plan para dominar el resto de Palestina en 1967: Gaza, Jerusalén Este y Cisjordania, además del robo del Sinaí de Egipto y los Altos del Golán de Siria. Y no conecte los proyectos del Plan Prawer, que es el actual régimen israelí para desalojar por la fuerza a los beduinos palestinos que quedan en el Naqab (rebautizado "Negev" por los sionistas) y robar sus tierras. No hablar de estos planes porque los israelíes nunca planean robar la tierra de otros, tampoco de matar y limpiar étnicamente a las poblaciones indígenas árabes de allí. Estas cosas pasan. Y están en un "vecindario difícil", después de todo.

Puedes fingir interés por los refugiados sirios e iraquíes, pero ni se te ocurra hablar de los refugiados palestinos, a pesar de que fueran despojados y que viven en campos de refugiados en el Líbano, Siria, Jordania, Gaza y Cisjordania desde hace más de seis décadas y media. No hable de su derecho inalienable a regresar a sus hogares y sus tierras robadas, a pesar de que este derecho se basa en el derecho internacional y es aplicable a todos los pueblos del mundo. Además, no hable con los refugiados palestinos. Punto.

Adoptar términos israelíes/sionistas como propios, aunque sean términos racistas y usted nunca haría uso de ellos por decisión propia. Por ejemplo, hablar de los niños palestinos como "amenazas demográficas" y "bombas de tiempo demográfica." Por supuesto, no cuestionar  cuando los líderes de Estados Unidos como Barack Obama, Bill Clinton o John Kerry se refieren a los niños palestinos como "bombas de tiempo" y "amenazas a la seguridad de Israel”. No pregunte, por ejemplo ", Sr. Kerry, ¿se refiere usted alguna vez a los estadounidenses latinos o afroamericanos o los asiáticos en América como amenazas de bombas demográficas "? A él no le gustará.

Siempre se refieren a la agresión de la resistencia palestina como “terrorismo”. Los  israelíes nunca son terroristas; ellos simplemente están defendiendo sus intereses mediante la ocupación continua y el robo de más tierras palestinas, la demolición de hogares palestinos, arrancando sus olivos, y matando o encarcelando a todo el que se interponga en su camino. Siempre denomine a los palestinos que se niegan a abandonar sus hogares y sus tierras como "militantes".

Culpe a los palestinos cada vez que pueda. Pero, si te sientes generoso, utiliza frases "equilibradas" que comienzan con "Ambas partes." Por ejemplo, "Ambas partes tienen la culpa", "Ambas partes deben hacer concesiones", "Ambas partes deben sentarse a la mesa", "Ambas partes están siendo inútiles", y así sucesivamente. No trate de explicar cómo los palestinos también tienen la culpa si tratan de defender sus hogares, o por llevar a Israel ante la Corte Internacional de Justicia, o utilizar un lenguaje claro y concreto para explicar cómo se está robando sus tierras, exactamente delante de ellos. Estas personas son irrazonables militantes de todos modos.

Utilice términos como "seguridad de Israel" para encubrir el hecho de que Israel se niega a definir sus fronteras y, a la vez, utiliza este hecho para seguir robando tierras palestinas. Además, utilizar este mismo término para encubrir el hecho de que Israel es el único estado en el Medio Oriente que en realidad tiene armas nucleares, ha amenazado con utilizarlas en el pasado, y bien puede amenazar con usarlas de nuevo. Pero si puedes evitarlo, no mencione el programa secreto de Israel, ilegal y que no permite inspección alguna sobre sus armas nucleares. Es un secreto.

Haga de cuenta que este es un conflicto entre dos partes iguales. Utilice frases como "esto es complicado", o "es complejo", en lugar de los hechos históricos establecidos. No hable de colonialismo, despojo palestino, ni de las leyes israelíes del apartheid racistas. No saque a relucir el mapa de la Organización Sionista Mundial, presentado en la Conferencia de Paz de París en 1919, que mostró cómo los sionistas europeos planeaban apoderarse de toda Palestina, así como del sur de Líbano, de Siria los Altos del Golán, partes de Jordania, y partes del Sinaí egipcio. Tampoco muestre este mapa, que está ampliamente disponible en internet  (como aquí). Después de todo, usted no quiere que sus lectores sumen dos más dos. Porque, ya sabe, es complicado.

En cambio, repita una y otra vez que Israel es la "única democracia de Oriente Medio" a pesar de que no hay tal cosa y nunca fue, para empezar. Nunca mencione las más de 50 leyes racistas de Israel  que, entre otras cosas, prohíben a los palestinos e la compra de la misma tierra que les fue robada en 1948 y después. Siempre se refieren a los ciudadanos palestinos de Israel como "árabes israelíes" a pesar de que rechazan el término y son, de hecho, palestinos. No mencione el hecho de que son, en el mejor de los casos, ciudadanos de segunda clase de un estado colonial de colonos y que tienen familia que vive a pocos kilómetros de distancia, en varios campos de refugiados y que no pueden visitar gracias a las leyes racistas de apartheid. Tampoco mencione que estados artificiales coloniales como "Israel" nunca son democracias para los pueblos indígenas que despojan y usurpan.

No mencione el movimiento BDS, boicots, desinversión y sanciones. No mencione que se trata de una campaña internacional no violenta, iniciada por la sociedad civil palestina para boicotear los productos israelíes "hasta que Israel cumpla con el derecho internacional y los derechos de los  palestinos". Pero si tiene que hablar de ello, adopte el lenguaje israelí / sionista de que los palestinos están tratando de "destruir" a Israel, tratando de hacer que el estado rinda cuentas a los principios más básicos del derecho internacional y de la moral.

No vincule o mencione las noticias y análisis de los sitios web que se dedican a la documentación de este "conflicto" con una visión no-corporativa (es decir, un real) punto de vista, como Palestine Chronicle.com, Ma'an News.net, Electronic Intifada. net y Mondoweiss.net, por ejemplo. Estos sitios web tienen la mala costumbre de hablar realmente a los palestinos. Y muchos de los artículos incluso están escritos por los palestinos, también. Imagínese eso. Además, no vincule o cite los sitios web que proporcionan en contexto históricos completo sobre este conflicto supuestamente "complejo". Sitios web como Palestina Remembered.com,  If Americans Knew.org o Palestine Land Society, por ejemplo. Recuerde, el contexto histórico es algo malo y debe evitarse siempre que sea posible.

Haga de cuenta que Estados Unidos es un "intermediario honesto" en estas conversaciones interminables, cuando de hecho lo es todo menos eso. No mencione el hecho de que los EE.UU. financian a Israel por valor de varios miles de millones de dólares al año, lo provee con las armas más peligrosas del mundo, da un trato especial a las empresas israelíes, y da apoyo diplomático ilimitado a Israel, mientras mata, despoja, y de algún modo, abusa diariamente de los palestinos.

Mencione el antisemitismo, los nazis, la Guerra del Peloponeso, y cualquier otra cosa que se le ocurra para justificar el continuo robo de tierras palestinas y la destrucción de la sociedad palestina. No cite líderes sionistas como David Ben-Gurion cuando dijo:

"Si yo fuera un dirigente árabe, jamás llegaría a acuerdos con Israel. Es natural: les hemos quitado su país. Seguro, Dios nos lo prometió, pero ¿qué les importa eso a ellos? Hubo antisemitismo, nazis, Hitler, Auschwitz, pero ¿qué tiene que ver con ellos? Ellos sólo ven una cosa: vinimos aquí y les robamos su país. ¿Por qué deberían aceptarlo? "(Nahum Goldmann, La paradoja judía)

Así podría seguir, pero usted ya entiende la idea.

Por lo tanto, si usted sigue la guía y censura arriba descriptas, redacte, o de otra manera, vuelva a escribir los hechos históricos establecidos, y, sin duda, se convertirá en un gran éxito en su profesión elegida como periodista corporativo, especialmente en América del Norte. Quién sabe, tal vez incluso Hollywood le llamará y tendrá que escribir películas tontas de propaganda directa como Éxodo de Otto Preminger o The Hurt Locker de Kathryn Bigelow, que muestran a los invasores como las víctimas y a quienes se defienden como salvajes ingratos y terroristas. Entiendo que los escritores de fantasía hacen muy buen dinero en Hollywood en estos días.

Roger Sheety es un escritor e investigador independiente. Contribuyó este artículo para PalestineChronicle.com. Síguelo en Twitter @ ibinfalasteen.

Fuente: Rebelión. Traducido por J.M.

Fuente original: The Palestine Chronicle.